Take Action

Toma acción! : participa de desde cualquier lugar donde te encuentres.

La gente está molesta y tiene todo el derecho a estarlo. Creemos que el gobierno debería estar mejor, pero todo lo que ha ocurrido en este momento de crisis ha sido luchas internas partidistas y culpas. Mientras tanto, cientos de miles de personas son testigos de cómo sus vidas se deterioran a diario. Esta pandemia solo ha puesto de relieve los problemas que hemos estado experimentando desde el principio.

Necesitamos unirnos y crear una coalición multirracial de personas de la clase trabajadora para presionar al gobierno para que adopte una política estatal y federal impulsada localmente que sirva a los pobres y trabajadores.


El Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) emitieron una orden el 1 de Septiembre del 2020 para detener temporalmente los desalojos a nivel nacional hasta el 31 de Diciembre del 2020.

Pero sin la acción de los gobernadores de cada estado, es un poco tarde. La orden de la agencia reconoce la magnitud de la crisis, pero su proceso para proteger a los necesitados no coincide con la crisis de este momento. Millones de personas pobres y de la clase trabajadora en todo el país que podríamos perder nuestros hogares necesitamos ahora una acción inmediata de nuestros gobiernos locales.

Como de costumbre, el gobierno nos está dando atole con el dedo. Aunque la orden de la CDC es histórica, al admitir la necesidad de detener temporalmente los desalojos de viviendas; simplemente no es suficiente para protegernos de perder nuestros hogares.

Necesitamos cancelar los pagos de alquiler e hipoteca ahora: millones de nosotros hemos perdido nuestros trabajos y debemos permanecer en cuarentena por seguridad pública durante la pandemia. Como sociedad, no podemos tolerar que millones de nosotros nos quedemos sin hogar mientras un pequeño puñado de ricos especuladores se enriquecen durante esta pandemia. Es inaceptable.

Exigimos que los gobernadores de cada estado den un paso al frente y protejan a los más vulnerables como lo indica el CDC. Deben tomar medidas ejecutivas inmediatas para establecer fuertes moratorias de desalojo de emergencia a nivel estatal para proteger a todos los residentes de perder sus hogares. A menos que nos unamos para obligar a los gobernadores a actuar, millones de personas perderán sus hogares a finales de este año y causarán un efecto dominó mucho más devastador que la recesión de 2008.

La moratoria cubrirá a los inquilinos que entren en una de estas categorías:

  • Espera ganar menos de $98,000 individualmente o $198,000 como hogar este año;
  • Recibió un cheque de estímulo; ó,
  • No les requirieron declarar ingresos en el 2019.

La moratoria NO protege a los inquilinos de:

  • Ser desalojado por razones distintas “a la falta de pago del alquiler"
  • Que le cobren "tarifas, multas o intereses como resultado de la falta de pago del alquiler u otro pago de la vivienda de en el tiempo requerido"

Si tu, o alguien que conozcas se enfrenta a un desalojo y necesita declarar una moratoria, asegúrense de completar el Formulario de declaración del CDC como se requiere ahora.

Más Acciones Incluyen:


Estamos pidiendo un alivio y una recuperación justos del COVID-19 al defender estos cinco principios:

  1. La salud de las personas es la máxima prioridad, para todas las personas, sin excepciones.
  2. Proporcionar ayuda económica directamente a la gente.
  3. Rescatistas y comunidades, no ejecutivos corporativos.
  4. Haga un pago inicial para una economía regenerativa, mientras previene crisis futuras.
  5. Protejamos nuestro proceso democrático mientras nos protegemos unos a otros

La pandemia de COVID-19 exige una acción rápida y sin precedentes del gobierno local al federal. La profundidad de la crisis y el alcance de la respuesta significan que las decisiones que se tomen ahora mismo darán forma a nuestra sociedad durante años, si no décadas, por venir. A medida que los formuladores de políticas toman medidas para garantizar un alivio inmediato y una recuperación a largo plazo, es imperativo que consideren las crisis interrelacionadas de desigualdad de riqueza, racismo y deterioro ecológico, que existieron mucho antes del COVID-19 y ahora corren el riesgo de intensificarse. Este es el momento de ser decisivos para salvar vidas y audaces al trazar un camino hacia un futuro verdaderamente más saludable y equitativo a través de una recuperación justa.